Se demuestra clínicamente la eficacia del reishi para el hígado graso.

A principio del 2017 se publicó en la revista Pharmaceutical biology1 un estudio clínico sobre el consumo de reishi y efectos en el hígado.

higado-graso-reishi

El estudio se realizó con 42 personas que consumieron durante 6 meses el equivalente a 2 gramos de reishi puro micromolido.

Las personas que tomaron reishi redujeron las enzimas marcadoras hepáticas (transaminasa glutamatoxaloacética GOT y glutamicopirúvica Transaminasas, GPT) y mejoraron sustancialmente la capacidad antioxidante total, el total de tioles y el contenido de glutatión en el plasma respecto al placebo.

Además, el examen ultrasónico abdominal mostró que los sujetos que tenían una notable alteración hepática antes del tratamiento y que consumieron reishi invirtieron la condición de hígado graso leve a condición normal.

El reishi es el único producto que a fecha de hoy tiene demostradas clínicamente propiedades para el hígado graso.

El resultado de la investigación demuestra la naturaleza antioxidante, antienvejecimiento y hepatoprotectora del reishi.

OBSERVACIONES: Actualmente no existe ningún tratamiento médico específico para el problema de hígado graso, incluir en la dieta el alimento reishi puro junto a las correcciones que determine el especialista en salud (no consumir alcohol, reducir niveles de colesterol, pérdida de peso, etc.) podría ser una opción muy adecuada.

Vea aquí otros estudios del reishi relacionados con su actividad en el hígado:

Encuentre aquí el único reishi comercial de Europa testado clínicamente en personas.